Los beneficios de climatizar tu hogar

Tener un hogar climatizado es una necesidad no sólo para estar a gusto sin tener que sufrir las inclemencias del frío y el calor, si no que aporta beneficios para la salud que aportan una gran calidad de vida.

Cuando hablamos de climatizar no nos referimos sólo a instalar un aparato de aire acondicionado y un sistema de calefacción. Es además dar a la vivienda las condiciones de temperatura, humedad del aire y presión necesarias para la salud y la comodidad de quienes la ocupan. Por tanto, la climatización incluye la ventilación, la calefacción en invierno y la refrigeración en verano.

El aire acondicionado aporta otros importantes beneficios además de regular la temperatura: elimina el polvo del ambiente, regula la humedad y convierte el aire contaminado que pueda entrar del exterior en aire limpio. Por lo que ayuda a evitar enfermedades respiratorias relacionadas con la calidad del aire, tales como asma y alergias.

La climatización del hogar además facilita el descanso y el sueño, ya que una temperatura agradable es fundamental para dormir bien.

La temperatura ideal para climatizar un hogar en verano es entre 24 y 26 grados. Gracias a los termostatos y cronotermostatos puedes programar la temperatura que quieres en el hogar y diferenciar las franjas horarias en las qué quieres establecerla. De esta forma también conseguirás ahorrar energía.

En invierno, en cambio, la temperatura ideal en el hogar debe estar entre los 20 y los 23 grados. En verano se va a elevar ligeramente, hasta los 26 grados. Aunque estas recomendaciones dependen también de las preferencias de cada uno a la hora de sentirse a gusto con la temperatura en su hogar.

Independientemente de la temperatura que cada uno elija, invertir en climatizar una vivienda, tanto en calefacción como en aire acondicionado, conlleva beneficios que ayudan a mejorar nuestra calidad de vida.